Weekly Photo Challenge: Object

Posted on Actualizado enn

La Douleur ExquiseThere is a story to this… but I’m too sleepy to write it right now.

Unos cuantos días más tarde, ha llegado el momento de ponerse a trabajar en esto, y como hoy estoy de humor para una historia corta, he aquí una:

¿Cuánto tiempo hace ya de aquél nefando día? Es algo curioso pero no lo recuerdo con exactitud, por supuesto que podría  investigar leyendo correos y mensajes compartidos, o incluso más fácil, bastaría con buscar el libro, no cualquier libro, por supuesto, sino EL libro y así lo descubriría… me podría ver pretencioso consiguiendo y poniendo esa información pero, ¿para qué? realmente no cambia nada, todo permanece igual. Lo que sí me voy a permitir es decir que esto fue hace casi un año; todo un año, es impresionante lo rápido que pasa el tiempo y, por usar una frase trillada, las vueltas que da la vida.

No recuerdo la fecha pero, ¿me acuerdo del día? ¡Por supuesto que sí! Por otro lado, ¿me arrepiento? ésa sí ya es una pregunta más difícil de contestar. Fortasse requiris, nescio, sed sentio et excrucior, quizá te preguntes, no lo sé pero lo siento y sufro. Ésa frase, entre tantas otras, siempre me recuerdan a ti, así como hubo un tiempo en que yo supe que muchas cosas te hacían recordarme… ¿lo harán todavía? aún más difícil de saber.

¿Recuerdas tú el día? Me pregunto si lo recordarás como yo lo recuerdo. Hacía casi un año que no te veía y ante la expectativa de finalmente poder volver a verte estaba emocionado, extático, recuerdo que era tal la alegría que mi percepción parecía agudizada de una manera muy agradable: los colores eran más vivos, la música más agradable, el aire fresco de media tarde era delicioso… todo esto era embriagador y, sin embargo, inferior a la expectativa de verte. La sensación era abrumadora. ¿Qué pasó después? Se fue haciendo patente que todo se presentaba de manera desproporcionada y por supuesto cuando las expectativas no empatan con la realidad reaccionamos de distintas maneras, no estoy seguro de poder traducir y entender las tuyas pero las mías sí, y no son sencillas. No funcionó. ¿Lo sabías tú ya desde entonces? ¿Lo sabías desde antes o fue después? Creí que fue entonces cuando yo me empecé a dar cuenta, por supuesto que me resistí con todas mis fuerzas y por eso estoy aquí, un año después.

Ahora esta pintura yace en mi escritorio como un recordatorio del principio del fin; de lo que fue, lo que pudo haber sido y lo que no fue.

Atque in perpetuum amice, ave atque vale .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s